21 DE JULIO, DÍA DE ORACIÓN POR LAS VOCACIONES OBLATAS

Publicado en por Ismael

 1.- CANTO INICIAL

2.- TEXTO EVANGÉLICO DEL DÍA:


Mt 12,46-50:
Señalando con la mano a los discípulos, dijo "Éstos son mi madre y mis hermanos".


Todavía estaba hablando a la muchedumbre, cuando su madre y sus hermanos se presentaron fuera y trataban de hablar con él.
Alguien le dijo: "¡Oye! ahí fuera están tu madre y tus hermanos que desean hablarte."
Pero él respondió al que se lo decía: "¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?"
Y, extendiendo su mano hacia sus discípulos, dijo: "Estos son mi madre y mis hermanos.
Pues todo el que cumpla la voluntad de mi Padre celestial, ése es mi hermano, mi hermana y mi madre."

3.- COMENTARIO

Hemos escuchado el Evangelio del día. Un texto en el que Jesús nos hace miembros de sus familia. Somos su madre y sus hermanos. Y lo somos porque estamos con Él, a la escucha de su Palabra, tratando de cumplir su voluntad, que es la voluntad del Padre. Con este comentario, lo sabemos, Jesús no está despreciando a su familia, al contrario. Él conoce bien a sus parientes, particularmente a su madre, y sabe, mejor que nadie, que su madre es la que mejor está cumpliendo la voluntad del Padre. Por eso, en esta escuela del discipulado, a los pies del Maestro y con la ayuda de su Madre, podemos conocer cúal es la voluntad de Dios sobre nosotros, ejercicio que dura toda la vida, que se explicita en un momento determinado de la misma.

Por eso, en este día de oración por las vocaciones oblatas, pedimos fundamentalmente que se viva este Evangelio, que se realice la voluntad de Padre sobre todos nosotros y particularmente sobre todos aquellos jóvenes no saben cual es y andan desorientados en el camino de la vida. Pidamos al Señor por nosotros que estamos en su escuela y nos esforzamos por responder a nuestra vocación oblata, sacerdotal o laical. Y por tantos jóvenes que aún no saben cual es la voluntad de Dios sobre ellos.

4.- PRECES

- Para que la Iglesia, fiel a la vocación recibida de su Maestro, sea la casa donde puedan encontrar acogida, comprensión y fraternidad.
Roguemos al Señor...

- Por los laicos comprometidos, para que renovando su vocación bautismal  vivan su vocación amando y sirviendo a los hermanos.
Roguemos al Señor...

- Necesitamos jóvenes generosos: pidamos al Señor que les ayude a abandonar los ídolos del egoísmo para que descubran que amar y servir desinteresadamente es lo que vale por encima de todo.
Roguemos al Señor...
 
- Señor, que los misioneros oblatos te reconozcan como su único Dios y centro de sus vidas. Concédeles el don de transmitirnos la experiencia profunda que tienen de ti. Roguemos al Señor...


5.- ORACIÓN FINAL


¡Manda, oh Jesús,
obreros a tu mies
que espera en todo el mundo
a tus apóstoles y sacerdotes santos,
a los misioneros heroicos,
a los religiosos amables e incansables!

¡Enciende en los corazones
de los jóvenes y las jóvenes
la chispa de la vocación;
haz que las familias cristianas
quieran distinguirse en dar a tu Iglesia
los cooperadores y las cooperadoras
del mañana
Amén.

P.P. Juan XXIII

6.- CANTO FINAL

Comentar este post